Cirugía de párpados

Blefaroplastia:

Es un procedimiento para extraer las bolsas  grasas y el exceso de piel  de los párpados superiores e inferiores. La caída de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores, características que hacen que parezcamos mayores y más cansados de lo que somos y que, en algunos casos, pueden interferir con la visión, pueden corregirse con esta cirugía. Sin embargo, la blefaroplastia no elimina las “patas de gallo” u otras arrugas ni la caída de las cejas.

Los candidatos ideales para someterse a una blefaroplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. Generalmente los pacientes tienen 35 años ó más, pero en algunos casos con tendencia familiar a tener bolsas, los pacientes son más jóvenes. Antes de decidir si se va a realizar una blefaroplastia piense qué quiere conseguir y discútalo con su cirujano plástico. 

Existen algunas condiciones médicas que pueden hacer que existan más riegos al realizarse una blefaroplastia, como son los problemas de tiroides, la falta de lágrimas suficientes, la presión arterial alta, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. El glaucoma y el desprendimiento de retina también pueden suponer un riesgo; en determinados casos, puede ser necesaria una revisión oftalmológica previa a la blefaroplastia.

La buena comunicación entre usted y su cirujano plástico es esencial. En la primera consulta se evaluará físicamente y ud debe informar a su cirujano si toma alguna medicación, si fuma y si tiene alergia a algún medicamento. También debe decir si lleva gafas o lentes y aportar, si es posible, su último examen oftalmológico. Se discutirá si es preciso asociar algún otro procedimiento. Se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el coste de la intervención. Se solicitaran exámenes de laboratorio y se evaluara previamente por anestesiología.  No dude en preguntar a su cirujano todas las cuestiones que tenga, sobre todo aquellas relacionadas con sus expectativas y los resultados. 

La blefaroplastia se realiza en quirófano y  es necesario permanecer en la clínica solo  unas horas tras la cirugía. Suele realizarse bajo anestesia local más sedación, o menos frecuentemente, bajo anestesia general, dependiendo de las preferencias de su cirujano. La intervención suele durar  2 horas, o más cuando se asocia a otras intervenciones. La mayoría de las veces las incisiones se colocan en las líneas naturales de los párpados superiores y justo debajo de las pestañas en los inferiores; en algunos casos pueden extenderse hacia las patas de gallo. Las incisiones se cierran con suturas muy finas. En pacientes jóvenes en los que sólo hay exceso de grasa, se puede realizar una blefaroplastia transconjuntival de los párpados inferiores; la incisión se coloca en el interior del párpado inferior no dejando cicatriz visible.

Tras la cirugía, se le aplicará unguento en los ojos para lubrificarlos, y en algunos casos, un vendaje suave. Puede tener molestias sobre los párpados; si las hubiese, se alivian fácilmente con la medicación prescrita por su cirujano (si presentase dolor severo o persistente debe comunicárselo a su cirujano). Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía y aplicarse compresas frías, para disminuir la inflamación y los hematomas. Durante las primeras semanas puede notar lagrimeo excesivo, hipersensibilidad a la luz y cambios temporales en la agudeza visual, como visión borrosa o doble. Durante las dos primeras semanas su cirujano plástico seguirá con detalle su evolución. Los puntos se retiran a los 5 días. El edema y los hematomas disminuirán gradualmente hasta desaparecer por completo, y comenzará a verse y sentirse mucho mejor. 

La mayoría de los pacientes que se someten a una blefaroplastia comienzan a leer o a ver la televisión en 2 ó 3 días. Sin embargo, no podrá ponerse lentes, hasta las 2 semanas, y aún así podrá sentirse incómodo durante un tiempo. Se suele volver al trabajo a la semana; por entonces, podrá aplicarse maquillaje para disimular los hematomas. Puede ser preciso llevar gafas de sol durante unas semanas y aplicarse filtro solar en los párpados. Debe mantener un reposo relativo durante 3 a 5 días y evitar actividades fuertes 3 semanas. Las cicatrices pueden tener un aspecto rosado durante los primeros meses. Progresivamente irán desapareciendo hasta convertirse en un línea clara casi invisible. Los resultados de la blefaroplastia, un aspecto más joven y despierto, se mantienen años; en muchos casos, los resultados son permanentes.

Mamoplastia de Aumento

Esta cirugía sigue en aumento y encabezando junto a la liposucción como una de los procedimientos que con mayor frecuencia se realizan en el mundo.

Indicado en mujeres a partir de los 18 años con problema de volumen mamario pequeño, ya sea por poco desarrollo (hipoplasia mamaria)  o por disminución secundaria a embarazos o perdida de peso (hipotrofia mamaria).

Para esta cirugía se requiere  estar muy segura del paso a seguir ya que implica que llevaras de por vida un dispositivo extraño y que se debe cambiar por seguridad cada 10 años.

La valoración en consultorio es muy importante para definir junto al paciente el tipo de implante, marca y volumen a colocar. Igualmente se  informara de los riesgos que pueden presentarse.

Los exámenes de laboratorio y la valoración pre anestésica son igualmente de vital importancia.

Los implantes usados en la actualidad son de silicona redondos o anatómicos. Existen una buena cantidad de marcas en el mercado. Es muy importante que tengan aprobación por el INVIMA, FDA o Comunidad Europea. No existe el implante que dure toda la vida. En general los fabricantes dan garantía de 10 años por ruptura y contractura capsular.

Esta cirugía se realiza con anestesia general, toma en promedio 1 ½ hora y es  ambulatoria. Mi técnica quirúrgica por general es con incisión areolar, bolsillo subfacial  (menor dolor e incapacidad) y con implantes de perfiles altos. Dejo al paciente con brasier de banda e inicio al siguiente día  las terapias posoperatorias.

Inicialmente te veras los senos muy altos, pero a medida que pasa el tiempo estos van tomando una forma natural. El resultado final se consigue al final del tercer mes.

 

Dr. Ovidio Alarcón
Cirujano Plástico Estético y Reconstructivo.  
Miembro de número de la SCCP.